Se fue sin decir adiós

sábado, 28 de octubre de 2006

¿Por qué me gustaba tanto el grupo que canta en la estación "Los Leones" del metro de Santiago? Por nostalgia. Es que me encantaba oír aquellas canciones italianas aprendidas en mi infancia al ritmo de la severa enseñanza de Sor Luciana. Y es que, por más terror que despertara en mi, y la fobia a la clase de música en mis compañeras, no podía evitar recordarla con amor.
Auqella altivez de la italiana de segunda guerra, criada con la consigna de pertenecer a una "raza superior", le era tan particularmente útil cada vez que nos hacía algún reproche, con su mirada gélida y el dedo índice expulsándonos del paraíso, y usando su típica acusación: "Ustet tiene la cola tel tiablo"!!!!

El himno de italia resuena en el colegio, interpretado enérgicamente por las alumnas, con más emoción que si de italianas se tratase. Parece que las niñas adivinan que aquella que nos contagió el sentimiento por aquellos versos está dejando este mundo. No lo saben, eran aún pequeñas cuando Sor Luciana se paraba en la puerta del colegio a vigilar que ningún pololo se acercara a menos de cien metros, con su intimidante mirada encumbrada en la eterna estatura de la religiosa. Eran pequeñas, pero recuerdan esa precencia vigilante. Recuerdan perfectamente a quien en los recreos acusaba que el diablo recorría nuestros pasillos.
Pero yo no lo soy tanto. Yo viví lo que significaba tener clases con ella, cantar los temas frente al curso, de a una y con nota, escuchar sus consejos cuando nos decía que "entrre la tiscotec y el cabarret, hay una sola parret"...
Pero también viví el lado más humano, aquél que recordaba el dolor de la segunda guerra, quien no disimulaba las lágrimas al escuchar "Fratelli d' Italia..." y que se entregaba a la educación al cien por ciento, aún cuando detestara a los niños. Pero ella era así, su misión en esta vida siempre estuvo más allá de sus preferencias, y fue algo que cumplió hasta su último día.

Yo quería verla.

Cuando se fue de Talca me propuse que algún día la volvería a ver, que la visitaría en la congregación y, seguramente le cantaría la canción del "giovanni alpín..."

Ahora se fue y me quedé triste. Es extraño sentir tanta tristeza por alguien que sólo te hizo clases un par de años, pero creo que ella dejó una huella imborrable en mí. Hoy conversaba con algunas amigas que la conocieron y también sintieron una profunda pena al saber la noticia, aunque todo lo que podemos recordar es de una severidad inmensa. ¿Qué la hace tan especial? Tal vez el sentir que detrás de ese escudo de mujer de hierro, había un ser humano que amaba demasiado.

Que Dios la bendiga y la tenga junto a él.

10 dejaron un poco de sí en este lugar:

D _ _ _ _ o dijo...

Bleh, esta semana ha sido particularmente triste. Te echo muchísimo de menos y lo único que quiero es que pasen pronto lo días para poder verte.

Ciela preciosa, nos estamos hablando para reirnos mútuamente de nuestras tonteras y jugosidades.

Besos.

Zel dijo...

uuuuuhhh... brígido
Y yo me quejo de que generalmente cuando quiero decir algo interesante o urgente por msn la persona se desconecta... al lado de lo que cuentas, lo del msn es nada .____.

Puchas niña, que penita debió haber dado eso, pero de más que sabe cuánto querías verla de nuevo y cuánto la estimas, severa y todo :D

Por lo demás... que miedo me daría alguien así =o

Lady Paper dijo...

Era todo un personaje... Ya creo yo natural que le tuviern cierta estima, si casi nunca se ve por estos rumbos del mundo una mujerde hierro que te diga que tienes la cola del diablo (XD)
Una perdida... sin duda... mis condolencias.

AlbertoAravena dijo...

pk poneh todoh con hache primah
tienh complejoh de hacheh?
ahahahah

tengo le feroz caña
pero son detalles no?
preguntale a la carmen
como lo pasamos
te las diste de mama y te fuiste temprano
como es eso?, y mis 21 year old?
ahhh, se viene el 11?
waaaa comprame una chela
y toy plantao en tu casa a la hora ke kieras
ahahahha mentira prima
uste sabe que de alla somos
ya oh me dejo de dar jugo
chao prima chica (de porte) :)

byeeee

betofonk dijo...

ahh ta wena la plantilla

:)

oye prima tienes el correo de la ina?

me lo puedes dar porfa?

Clo dijo...

No te rías, pero no lo tengo. Por mail te doy sus teléfonos.

Anónimo dijo...

Yo tambièn sentì algo parecido a ti...y creo que es que nos parecemos, es algo que creo hace mucho tiempo.
Sor luciana, tomò a muchas de las que eramos del coro, o que simplemente amàbamos la mùsica, y rogò que cantàramos una canciòn hacia su pasado y ella intentaba a su vez hacernos sentir una mùsica que ella amaba.
Muchas veces se acercò silente a la sala uno y otras se acercò a hablarnos y a decirnos que le gustaba lo que haciamos.
Muchas veces vemos con mas ojos que los que ven otros, que solo entienden un presente sin precedentes y un futuro sin futuro, pero creo que ella de alguna manera tiene parte de un pasado en nuestro presente y futuro.
Con cariño...un abrazo grande
Ruth Barros Guerrero

betofonk dijo...

nooo
si sus fonos mi vieja los tiene creo
necesito el mail

me lo puedes conseguir?

... paula ... dijo...

¡¡¡Claudia!!! me metí directo en los comentarios luego de leer lo que escribiste, y es que decidida a escribir de inmediato. Ya venía emocionada, y más encima me topo con un mensaje de mi hermana...

Creo que no pudiste retratar mejor a sor luciana... es que no solo tomaste lo evidente, me hiciste recordar esos ojos que tantas veces también temí pero que yo sabía tenían la huella profunda de la guerra. Que impesionante ver como el gusto destructivo de algunos puede marcar tanto la vida de las personas...

A mi también me dio mucha pena saber de su muerte, y es que pienso lo mucho que ella disfrutó con nuestro simple canto, le hubiese gustado saber que seguimos cantando... siempre se paraba en la ventana de la sala uno, se ofrecia (lo recuerdo bien) para enseñarnos la pronunciación perfecta de las canciones italianas que nunca aprendimos (la testa gira gira...) y amaba la música chilena más que muchos que dicen llamarse chilenos, ella, una monja italiana.

Creo que tras esa profunda huella de la guerra, había muchas ganas de entregar algo a nosotras, y siento que fue la música la que nos sirvió de nexo para poder conocerla más allá de su presencia aparentemente dura.

Tabita (Hokuto) dijo...

Hola Claudia!!!

Hace un minuto me ha llegado la información de que tienes un blog...

No encuentro raro que tengas ese sentimiento, porque hay personas que nos marcan a veces sin conocerlas siquiera. Me ha pasado muchas veces y me arrepiento de no haber parado en la calle a un desconocido y cosas de esas...

Espero que te recuperes de tu tristeza porque después de todo, lejos de esta tierra parece que se está mucho mejor...

Saludos ^^