Esa cosa... la música.

martes, 30 de octubre de 2007

Había tenido un pequeño relajo de una semana después de presentar "Canto para una semilla" acá en el TRM y en el colegio Sagrados Corazones de Rancagua, pero ya acabó. En el ensayo del sábado (que mi relajo incluye asistir a ensayos) se nos anunció el nuevo programa de presentaciones y un proyecto para volver a grabar (aunque serían las primeras grabaciones como Coral Juvenil). En la noche del mismo sábado recibí un llamado de mi maestra pidiéndome formar un sexteto para cantar en un matrimonio y anoche otro anunciándome varias presentaciones con el coro del colegio (en el cual ayudo cuando puedo). Se que esto me tendrá algo agitada y que terminaré Enero con cierto nivel de stress, pero nada se iguala a la delicia de saber que tengo mucho que cantar. Si puedo usar el odioso tiempo libre en algo tan bello como hacer música, no puedo más que estar feliz.
Es más, todo el tiempo debiera ser de esta manera porque, aún cuando estoy muchísimo más ocupada, me siento infinitamente más libre. Y es que el mundo tangible es una prisión muy estrecha para mi espíritu de gaviota. La música no viene a ser aquí una vía de escape, sino una plataforma que amplía mi realidad, agregándole ese plano mágico al que te elevan los sonidos. Es amor condensado: intensidad, dulzura, fuerza, pasión y paz, todo en la ejecución de unas cuantas notas. Si eso no es mágico ¿qué puede serlo?
La verdad es que pocas cosas pueden llevarme de la euforia al tormento y viceversa, hacerme recorrer el abanico entero de la naturaleza humana de manera tan vívida y a la vez tan veloz que llego a desvariar en el trayecto. Pero así es la música. O así lo es para mí.

El regalo de hoy tiene que ver, precisamente, con la emoción. Primero porque se trata del fragmento de una obra que grabamos con el coro del colegio cuando yo era una quincieañera, por lo que mi nostalgia se llega a ver. Segundo, porque este es un tema que contiene mucha furia, una emoción muy intensa que exige gran fuerza en la interpretación. "He aquí vuetro rey" de la cantata "Aleluya, Cristo vive" de John Peterson, por el coro del colegio Santa Marta.Espero les guste el resultado.

8 dejaron un poco de sí en este lugar:

D _ _ _ _ o dijo...

uuuuuuuu......No sabes como disfruto este tema!!!!

Mi papá siempre me ha dicho que en el cielo nos vamos derechito a cantar con los ángeles. Ahora que puedo entender un poco más tu idioma, tendré que dejar de ser malo para ir al cielo cuando muera jejeje...

Felicidades por ser una artista tan solicitada.

Mis saludos para usté, cabrita mañosa jajajaja.

PD: Seré el 1º en poner un mensaje, así evito tus "ñeñeñe" por no dejarte mensajes.

Lady Paper dijo...

:D
Entiendo lo que debes sentir, y p`recisamente porque extraño sentirlo también... ultimamante hasta pienso que no vale la pena vivir si no se ha gozado de las cosas buenas que tiene, y lejos la mejor es sentir la satrisfacción de cantar, porque te digo... no me gusta tanto escuchar música, prefiero cantarla uanuqenno me sepa las letras o no cache que mierda significan.
Te comprendo y me alegro por ti de que puedas seguir sienod feliz con lo que haces. SIGUE CANTANDO!
Besos

Marcos dijo...

Hola Clo, cómo estás?

Disfruté escuchando al coro, a pesar de no tener idea de música (y ser mi oido bastante malo) y de no tener vínculos con la religión.

Tu dices: "La música no viene a ser aquí una vía de escape, sino una plataforma que amplía mi realidad, agregándole ese plano mágico al que te elevan los sonidos. Es amor condensado: intensidad, dulzura, fuerza, pasión y paz, todo en la ejecución de unas cuantas notas" Dejas más que claro cuanto amas la música y cuanto te hace vibrar que, pese a no conocerte, creo entenderte en cuanto a tu aprecio por la música.

Realmente un gusto leerte, y de ver como te refieres con tanta pasión y tanta claridad sobre aquello que amas.

Que estés muy bien

Tabi -^_^- dijo...

Queridísima Clo:

Qué suerte la tuya, tu corazón se rebalsa de tanta libertad...

Desde aquí te mando un abrazo enorme y te deseo toda la suerte del mundo, aunque sé que saldrás airosa de toooooodas tus presentaciones...

Pronto enviaré algunas palabras...

De libertad y prisión, no podemos tener una imagen precisa, no? Imagínate que mi prisión más horrorosa la constituye el hecho de estar suelta en un mundo enorme, pero cercado, lleno de gente totalmente ajena a las cosas del alma... U_U

Y encima incomunicada mucho tiempo, sin saber nada de mi sistema planetario... Pero ya ves, de vez en cuando puedo volver. De otro modo estaría inmersa en el más puro espiral de la autocomplacencia...

Repito, abrazos y pronto sabrás de mí ^^

Clo dijo...

Danilo: Tendrás que hacer muuuucha penitencia para irte al cielo jajaja!!

Paper: Escuchar música me gusta tanto como ver la escena más romántica de una película... ¡¡¡pero no hay nada como estar en ella!!! Si, es cien veces mejor cantar.
Espero puedas regresar a vivir... y a cantar!!!

Marcos: Podría decir tantas cosas más acerca de lo que la música ha hecho en mi vida, que jamás terminaría de escribir. Por suerte las palabras están de más cuando puedo compartir, ya sea en un escenario o por el bendito evoca aquello que mueve mi vida. Y considerando que fue a través de la música que este par de desconocidos se encontró en la red, supongo que tengo algo más que agradecerle.
Saludos!!

Tabi: Me parece que tú eres de flor y el resto del mundo es de humo. Lo malo es que el humo asfixia y nubla la visión, reduciendo tu mundo a una jaula gris. Espero que nunca dejes que nadie ahume tus pétalos.
Te quiero mucho!!

Paulita dijo...

Claudia... que puedo decir más que te entiendo plenamente. Comparto tanto de lo que dices, y creo que este amor por la que llamamos música se nos fue cultivado en el mismo lugar. Creo que le debemos tanto a esos dos personajes que marcaron nuestra adolescencia y ahora nuestra juventud... porque sin duda que ver como ellos vivían y vibraban con lo que hacían a nosotros nos dejó marcas que ahora no podemos borrar.
Viva la música... que sería del mundo sin ella, que sería de nuestras almas sin su inagotable fuente de emociones. Y además creo que fue ella la principal cómplice de tantas amistades que mantengo durante ya muchos años, entre las cuales tú cuentas obviamente.
Un abrazo, y sigue escribiendo, porque intentaré no ser tan flojilla y escribir cada vez que tengas algo nuevo.
POr cierto, yo publiqué un nuevo escrito por si te interesa.
Un abrazo y nos vemos el sábado.

D _ _ _ _ o dijo...

Ojalá que se apiaden de mí T_T

Para ti será más fácil, ya que eres un "angelito" desde hace tiempo. Ahora, yo no sé cómo te las vas a arreglar para ocultar tus cachitos jajajajajaja.

Marcos dijo...

Hola de nuevo.

Ojalá que de a poco vayas comentando todo eso que podrías decir de la música (cuando te nazca, claro está). La verdad es que mi relación con la música no es más que la de un simple oyente inexperto, pero leerte y ver la pasión que te hace sentir resulta muy motivante en lo que refiere a los propios proyectos personales. Un gusto haberme encontrado contigo en Evoca.
Un gran saludo y que estés muy bien!!